45 años de la invasión de Checoslovaquia

Como la vida literaria de las vanguardias rusas trascurre en un

Los jóvenes checos se enfrentan a los tanques rusos. Foto Josef Koudelka.

Los jóvenes checos se enfrentan a los tanques rusos. Foto Josef Koudelka.

momento histórico determinado, como además soy historiadora de profesión y como estoy rodeada de “memoria histórica” por todas partes, reconduzco mis pasos moscovitas desde el Arbat hasta la Plaza Roja para recordar la invasión de Checoslovaquia por la URSS y las fuerzas aliadas del Pacto de Varsovia, una noche como esta, del 20 al 21 de agosto de 1968. La Primavera de Praga y los intentos liberalizadores de Dubcek terminaban de modo sangriento, aunque el desgaste del gigante rojo y del muro de hormigón (más que de acero) se hiciera ya imparable. Los hechos y las personas son bien conocidos: el sacrificio de Jan Palach, los tanques en las calles…

"el único otro fotógrafo que vi era un maniático absoluto que tenía un par de cámaras viejas colgando del cuello y una caja de cartón sobre sus hombros. El se acercaba a los rusos, se trepaba a sus tanques y los fotografiaba abiertamente" (Ian Berry sobre Koudelka)

“el único otro fotógrafo que vi era un maniático absoluto que tenía un par de cámaras viejas colgando del cuello y una caja de cartón sobre sus hombros. El se acercaba a los rusos, se trepaba a sus tanques y los fotografiaba abiertamente” (Ian Berry sobre Koudelka)

Lo menos conocidos son los detalles que conocen quienes lo vivieron y lo cuentan, desde el lado de los invasores: el soldado soviético que se vanagloriaba de haber matado con sus propias manos a un checo, los que por el contrario se suicidaron, incapaces de atacar a los civiles, los que en los puentes de Praga arrollaron a la multitud y los que, para evitarla, acabaron en el fondo del río…

Lo menos conocido es la manifestación del 25 de agosto en la Plaza Roja de Moscú: sólo ocho personas tuvieron el valor de manifestarse en toda la Unión Soviética, exhibiendo pancartas contra la invasión.

"Por vuestra libertad y la nuestra"

“Por vuestra libertad y la nuestra”

Una de ellas fue la poeta Natalia Gorvanevskaya,

Natalya Gorbanevskaya

Natalya Gorbanevskaya

con su hijo de tres meses en brazos. Ello le valió librarse (aunque sólo por un año) primero de la prisión, y del hospital psiquiátrico después. Hasta Joan Baez le dedicó una canción.

Historias como esta se ocultan detrás de cada té loco en la Fontanka o en el Arbat.

Anuncios

Un pensamiento en “45 años de la invasión de Checoslovaquia

  1. Pingback: Writing about Memory (o buscando en el baúl de los recuerdos) | A orillas de la Fontanka

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s