Arbat

Todas estas cosas y más suceden en el Arbat.

la calle Arbat en una tarde fresca y relativamente tranquila de verano

la calle Arbat en una tarde fresca y relativamente tranquila de verano

 

¿Y qué es el Arbat, o que fue? Quienes lo conocen de antiguo, con sus librerías de viejo, su tráfico y sus pequeños cafés desperdigados, no lo reconocen ya en la calle peatonal atestada de turistas, de cafeterías y de negros anunciando tiendas de souvenirs. No lo reconocen en los puestos de cuadros de mal gusto para turistas extranjeros y domingueros moscovitas o provincianos. No lo reconocen en los mafiosos apostados a la puerta de restaurantes y tiendas para garantizar el orden y mantener lejos a los rateros. Ni en la cabeza de Putin cortada con motosierra en

La cabeza de Putin...

La cabeza de Putin…

medio del asfalto, ni en la voz ronca y susurrante de un jovenzuelo que reparte publicidad del enésimo bar o el enésimo museo de cera, ni en los monstruos de variada estirpe que cada 50 metros anuncian el enésimo museo de la tortura o de los horrores (¿por qué ese gusto por los horrores?) En una hora punta de una tarde de verano el Arbat se convierte en carrera de obstáculos, en trampa de la que es muy difícil escapar: napravo, nalevo, la lógica de las calles paralelas y perpendiculares no funciona en esos callejones o pereulok que conducen a plazas y jardines interiores con salidas inesperadas o sin salida, o que conducen al punto de partida. La calle se transforma en matrioska gigante que esconde en su interior otros mundos… que quizá sean lo que queda del viejo Arbat.

El más viejo: la casa de Pushkin y la del escritor Andrei Biely, en la misma manzana al comienzo de la calle, un remanso bajo la mole estalinista del ministerio de Asuntos Exteriores y la salida apabullante del metro de Smolenskaya. Esas casitas azules, bajas, neoclásicas, tan de Weimar, como muchas de las zonas antiguas de Moscú (pienso en el barrio donde está la galería Tretiakov). Y es que alemanes hubo muchos…

Como todos sacan el monumento a Pushkin que hay al principio de la calle, yo he sacado el que hay al final, cerca de la iglesia donde se casó, cerrando así su destino...

Como todos sacan el monumento a Pushkin que hay al principio de la calle, yo he sacado el que hay al final, cerca de la iglesia donde se casó, cerrando así su destino…

Anuncios

Un pensamiento en “Arbat

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s