Kalinin, Kant y Königsberg (colofón a Kundera)

Después de seguir las correrías de Kalinin por el Kremlin y por el jardín de Luxemburgo, Kundera deja bien claro por qué la antigua ciudad prusiana de Königsberg, cuna de Inmanuel Kant, fue rebautizada Kaliningrado al caer bajo dominio soviético, y jamás recuperará su nombre.

Pero he aquí que un desconocido admirador del filósofo alemán se toma la revancha en una forma digna del propio Kundera. Como la dedicatoria está en francés, quién sabe si el escritor se dedica también a la horticultura. O si es el propio Kalinin el que ha huido al lejano Perú y, con cierto remordimiento de conciencia, rinde este tributo a Kant, no solo por haberle “robado” su ciudad, sino por haber ejercido tan poco la crítica a la razón pura y práctica… ¿O tal vez sea una forma sutil de mandar a Stalin a freír espárragos? Como decía Sócrates: solo sé que no sé nada…

Espárragos Kant, made in Perú...

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s