El teatro de la Fontanka, en Madrid

Sinie Rozy. Compañía de Teatro de la Fontanka.
Madrid, Teatro Tribueñe, 25 y 26 de noviembre de 2014.
Director: Leo Schechtman. Coreografía: Sergey Gritsay. Dirección musical: Sergei Greenberg.
Reparto: Elena Solovyov (Amanda Wingfield); Emilia Spivak (Laura Wingfield); Piotr Zhuravlev (Tom Wingfield); Eugene Titov (Jim O’Connor).

Una pequeña sala como una caja mágica llena de sorpresas. Un pequeño teatro fuera del centro de Madrid, en un barrio donde el espectáculo más cercano son los toros. Una calle donde en lugar de un canal se ve la M-30 y donde el Pirulí ocupa el lugar de la cúpula de la catedral de Kazán. Y sin embargo, por obra y magia de su directora, Irina Kouberskaya, el Teatro Tribueñe nos traslada directamente a San Petersburgo trayéndonos al Teatro de la Juventud en la Fontanka a Madrid.

Teatro Tribueñe, Madrid

Teatro Tribueñe, Madrid

En una época en que los grandes espectáculos convertidos en franquicias parecen haberse adueñado de la Gran Vía, sólo los amantes de las emociones fuertes o del arte sin más se atreven a enfrentarse con el teatro puro y duro. El Teatro de la Fontanka, que cuenta con dos salas cuyo repertorio cambia a diario (lo cual supone casi sesenta obras al mes), ha traído su versión de El zoo de cristal, de Tennessee Williams, bajo el título de Sinie Rozy. Rosas Azules, Blue Roses, es el apodo de uno de los personajes, Laura Wingfield. Dirigida por Leo Schechtman, esta puesta en escena es tan mínima como mínimo es el escenario: cuatro sillas, una mesa con máquina de escribir fuera del escenario, y unas esferas y poliedros de cristal en un rincón. Porque lo importante, en el teatro puro, son los cuatro actores y el mundo que consiguen crear y al que consiguen arrastrar al espectador por medio de una interpretación que merece el calificativo de máxima. La puesta en escena y la coreografía dan una vuelta de tuerca inesperada a la interpretación demasiado banal y biográfica de la obra, que se empeña en ver en Laura Wingfield, la hermana tullida de Tom, un reflejo de la hermana con problemas mentales y cruelmente lobotomizada del propio escritor, que habría enloquecido debido a un desengaño amoroso.

Emilia Spivak en el papel de Laura

No hay tal. No hay desengaño, ni siquiera hermoso engaño. Porque lo que hay es una liberación. Los tres miembros de la familia Wingfield (la atosigante madre Amanda, y los atosigados hijos Tom y Laura) viven encerrados en su propia jaula de cristal, en la vida mediocre y pobre de un suburbio cualquiera, abocados a un futuro sin esperanza, porque no tienen esperanza en si mismos.
El “sueño americano” se ha hecho pedazos también en el personaje que viene de fuera, el posible (y deseado) pretendiente de Laura, Jim. Y sin embargo es él, siempre deportivo, siempre en movimiento subrayado por la coreografía, quien consigue romper no solo la figura de cristal favorita de Laura, el unicornio, sino la urna casi funeraria en que viven todos ellos. En un momento memorable al final de la obra, Jim baila con Laura un tango apasionado en el que desaparece como por magia la cojera de la muchacha. Ambos vuelan por el escenario casi como en un cuadro de Chagall, roto el cuerno del unicornio, la incapacidad física y mental de la tímida Laura. Jim se va, tiene ya novia, pero da lo mismo. Nada volverá a ser igual porque ese momento de liberación deja el final de la obra abierto. Tom apaga las velas una a una, y uno a uno, se encienden otros tantos focos de luz. Telón.

Sobre la ciudad. Marc Chagall

Sobre la ciudad. Marc Chagall

Anuncios

Un pensamiento en “El teatro de la Fontanka, en Madrid

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s