Poema para el Nuevo Año

Natalia Goncharova. Pavo real a la luz del sol, 1911

Natalia Goncharova. Pavo real a la luz del sol, 1911

Como dijo Neruda: Confieso que he vivido
Y que sigo viviendo y viviré,
Con su permiso, ilustrísimo señor,
Sin su permiso, mi querida señora,
Sin el permiso de nadie, amigos todos,
Porque la vida se presenta sin permiso
Y así hay que tomarla, con las manos
Con los dientes y con el corazón
Y digerirla después con el cerebro
En una buena siesta,
Hasta la siguiente, señores míos,
Y vuelta a empezar
Porque vivimos.

Porque a vivir se aprende
A trompicones
Se aprende a ser salvaje
Desde arriba y vuelta al cero
Resetea el sistema y adelante
No valen viejas normas para otros
Porque los árboles de cada isla son nuevos
Y no sabemos si son venenosos o no
Hasta que probamos sus frutos diferentes.
Y qué es un ligero malestar, después de todo?
A tu alrededor están las carcasas de los que optaron por el ayuno:
Los prudentes, los temerosos.
Los muertos.

Así que afilemos el instinto
El buen instinto
De la supervivencia
Seamos de nuevo bípedos osados
Y abiertos a la vida
Miremos el espectáculo de sesión continua
Y elijamos la película en que queremos actuar.
Amén.

Natalia Goncharova. Paisaje con río, 1911

Natalia Goncharova. Paisaje con río, 1911

Anuncios

Un pensamiento en “Poema para el Nuevo Año

  1. Pingback: Bares filósofos | A orillas de la Fontanka

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s