Bares rusos

Lo digo por adelantado: los mejores bares rusos son las casas. Ya me imagino la pregunta: ¿pero es que en un país como Rusia, tan aficionado a la bebida, no hay bares? Pues haberlos, haylos, pero no han alcanzado la categoría de “institución”. Quiero decir que mientras sólo haya bares en el centro, en las calles principales, y no en las secundarias o en los barrios, no considero que pueda hablarse de una “cultura del bar”, aunque es cuestión de tiempo y todo cambia rápidamente. Entonces ¿dónde beben -y quedan- los rusos? Cualquiera que se salga de los circuitos turísticos se dará cuenta: en la calle y en las casas (aunque esto obviamente, desde fuera no se ve). En segundo lugar, en los bares de nuevo cuño y de diferente tipo. Y por último, tanto en los barrios como en los lugares más céntricos se encuentran unos locales que a mi parecer tienen más abolengo dentro de la cultura rusa, aunque lo suyo no sea precisamente el alcohol: los cafés y los salones de té, la otra gran bebida rusa aparte del vodka.

1. En plan casero
Vista la gloriosa tradición literaria sobre las tabernas rusas, uno esperaría encontrarse con algún superviviente de estos típicos y coloristas establecimientos, llenos de samovares, teteras, botellas y bandejas repletas de pilas de embutidos, ahumados y delicias varias.

Boris Kustodiev: Taberna en Moscú, 1916. Galería Tretyakov, Moscú.

Boris Kustodiev: Taberna en Moscú, 1916. Galería Tretyakov, Moscú.

Pero se ve que no, que las tabernas tradicionales o traktir (y con ella los “bares”) desaparecieron con las delicias varias, es decir, con la revolución, y con la intención de que la gente no se juntara más que para recibir consignas. Esto son teorías mías, pero hasta ahora no he encontrado nada que las desmienta. Por consiguiente, la gente normal se compra la bebida en algún establecimiento y se la lleva a casa o bien la consume directamente en la calle, a la puerta misma, espectáculo que verdaderamente llama la atención. Esto de los “establecimientos” merece ser explicado porque para mí sí que revisten la categoría de “institución”. En cualquier barrio hay pequeñas tiendas de produkti o alimentación, anteriores a los supermercados de estilo occidental. Entre las más especializadas y que se encuentran por todas partes están las dedicadas a las bebidas alcohólicas. A lo que más se parecen es a un “chino” en España o a lo que en otras latitudes llaman un “boliche”. A veces venden algo de comida, otras no. En cualquier caso, las paredes aparecen cubiertas de estantes con botellas de cerveza (los envases más grandes de tres o hasta cinco litros) y vodka (desde el tamaño standard al “monodosis” con chupito incorporado, aunque sospecho que este formato no goza de mucha popularidad).

Entrada a una tienda de bebidas de barrio, Chornaya Rechka, San Petersburgo

Entrada a una tienda de bebidas de barrio, Chornaya Rechka, San Petersburgo

Interior de la misma tienda. Es habitual llevarse botellas de cerveza recién llenadas del grifo.

Interior de la misma tienda. Es habitual llevarse botellas de cerveza recién llenadas del grifo.

Hay que decir que la sección “cervezas” haría palidecer de envidia a algún supermercado de lujo occidental, no sólo por la variedad sino por la calidad de las cervezas rusas, que ha mejorado enormemente desde los tiempos menos “alegres”. En un enorme y modernísimo supermercado de barrio vi incluso un tanque de fabricar cerveza, como los que se ven en las cervecerías alemanas o checas. Pero evidentemente, los rusos no hacen botellón sólo con cerveza sino naturalmente con vodka.

Otra tienda de bebidas en San Petersburgo

Otra tienda de bebidas en San Petersburgo

Por cierto que la marca “presidencial” goza de gran popularidad:

Vodka Putinka

Vodka Putinka

¿Y el “vinó”? La cultura del vino está comenzando ahora y sobre todo en San Petersburgo (de tradiciones más cosmopolitas y refinadas) hay cada vez más tiendas especializadas, no sólo en el centro y en los barrios de lujo, sino en los barrios normales, como la cadena Vinissimo, muy bien surtida y con precios al alcance de todos los bolsillos. La tradición manda poner las botellas vacías en el suelo a medida que se vacían, para que no traigan mala suerte (y para que no ocupen espacio, pienso yo…).

2. Bares  propiamente dichos
Es difícil establecer diferencias claras entre “bares” y restaurantes, porque la mayoría de las veces en todas partes se puede comer algo. Dejo para otra ocasión los sitios donde se puede sobre todo “comer”. Fuera de las calles principales o en los barrios normales puede ser difícil encontrar bares, aunque a quien no salga de los lugares más frecuentados le puede parecer que hay superabundancia de locales. Por algún sitio tenían que empezar a proliferar. Hay bares para antes o después de los espectáculos (enfrente del Mariinsky o en la zona de la Fontanka donde se concentran más teatros), bares futboleros, bares pijos para nuevos ricos rusos o chinos o para lectoras incontroladas de revistas de moda femeninas,

Café Armani, Almacenes GUM, en la Plaza Roja de Moscú

Café Armani, Almacenes GUM, en la Plaza Roja de Moscú

bares coquetos para una nueva clientela joven armada de iphones y ipads y capaz de pagar cinco o seis euros por una cerveza,

Leica Café-Bar, San Petersburgo

Leica Café-Bar, San Petersburgo, junto al puente de los Grifones en la Fontanka

hay también bares bohemios donde se exponen cuadros o se toca música,

Moscú, cerca de la Tverskaya, Moscú

Moscú, cerca de la Tverskaya.

Fluorescencias en el mismo bar

Fluorescencias en el mismo bar

Bar musical en la Fontanka, cerca del viejo palacio Yusupov

Bar musical en la Fontanka, cerca del viejo palacio Yusupov

hay garitos de pintas tremebundas y hay simples bares donde lo mismo se puede ver a un turista despistado que a algún funcionario o policía que trabaje por el barrio, como en el pequeño bar que hay en el Moika, nada más pasar el puente, cerca de la Casa Museo de Pushkin en San Petersburgo, y donde un par de cervezas con unos grenki cuestan tres euros:

Bar de barrio en el Moika, junto a la Casa de Pushkin

Bar de barrio en el Moika, junto a la Casa de Pushkin

Por haber, hay hasta bares de tapas, o eso dicen:

Tapas en la Tverskaya, Moscú: entre otras cosas queso manchego, lomo ibérico, morcón (tal cual)

Tapas en la Tverskaya, Moscú: entre otras cosas, surtido español con queso manchego, lomo ibérico, morcón (tal cual)

Dato importante para un país de clima extremo y de bebedores extremos: a la mayoría de los bares hay que bajar porque la mayoría están en los entresuelos o sótanos, de ahí los techos abovedados de muchos locales.

Un bar bien custodiado en la Fontanka, cerca del Museo Achmatova.

Un bar bien custodiado en la Fontanka, a la otra orilla del Museo Achmatova.

No he presenciado (ni quiero presenciar) las horas puntas de estos bares en pleno invierno…
En ausencia de aceitunas y patatas fritas, ¿qué se suele picotear para acompañar la bebida? Una de las cosas más típicas y populares son los pescaditos secos, que suelen vender en bolsas, como las pipas, en las tiendas de produkti. Algo correosos al principio, pero adictivos cuando uno se acostumbra.

Chiringuito en el parque de Yelaguin, San Petersburgo

Chiringuito en el parque de Yelaguin, San Petersburgo

Otro clásico son los grenki, especie de picatostes de pan negro fritos con ajo y rociados con queso rallado, que se funde con el calor. Hipercalórico y sabroso.

Grenki en el Moika, San Petersburgo

Grenki en el Moika, San Petersburgo

O bien algún tipo de embutido o carne ahumada, aunque hay que decir que esto ya es menos frecuente.

Frente al Museo Antropológico de San Petersburgo. Este caballero era bastante moderado: los de la otra mesa pedían una garrafita de vodka con cada cerveza...

Frente al Museo Etnográfico de San Petersburgo. Este caballero era bastante moderado: los de la otra mesa pedían una garrafita de vodka con cada cerveza…

Como se ve, aparte de las bebidas de alta graduación, triunfa la cerveza, sobre todo la de fabricación nacional, aunque ello no significa que predominen los locales estilo bierstube, con una gloriosa excepción: el Karl Und Friedrich, en la isla de Krestovsy, situado en el mismo emplazamiento donde se establecieron los dos maestros cerveceros alemanes contratados por Pedro el Grande. En la actualidad han recuperado el lugar, la fabricación de cerveza (hacen cuatro variedades diferentes), la cocina alemana (hornean su propio pan), el ambiente bávaro (ver a los camareros rusos vestidos de bávaros tiene su morbo, cuando Stalin alardeaba de que los alemanes jamás entrarían en Leningrado) y, cómo no, el nombre de los dos maestros cerveceros, aunque con esto también se permiten sus bromas… ¿qué hubiera pasado si estos dos personajes se hubieran dedicado desde el principio a fabricar cerveza?

Cervecería Karl Und Friedrich o cómo reciclar de forma provechosa el marxismo...

Cervecería Karl Und Friedrich o en qué ha parado el marxismo…

La terraza o Biergarten del Karl Und Friedrich

La terraza o Biergarten del Karl Und Friedrich

El emplazamiento es idílico y bien merece el paseo atravesando el parque. Al lado corre un riachuelo donde se pueden pescar truchas que después cocinan en el restaurante de al lado, hermano del Karl…

3. Té y café
Todo esto está muy bien para el verano (corto verano ruso), pero para ser sinceros, cuando empieza el frío lo que se busca con urgencia es una bebida caliente, y ahí empieza el imperio del café y sobre todo del té o chai. Los cafés propiamente dichos suelen fundirse con los bares, pero los salones de té ya presentan un parentesco más estrecho con las konditorei centroeuropeas o con los locales análogos en Inglaterra y Francia. De nuevo hay que avisar que quedan pocos o ningún local “antiguo” o “histórico”, pero es lo que tienen las revoluciones, entre otras cosas… Entre las excepciones se salvó el salón de la tienda de delikatessen Eliseevski, en pleno Nevsky Prospekt, que parece la avenida más a propósito para los grandes cafés. Una costumbre antigua que se puede observar por esa zona es la de las pipas de agua o narguiles, de reminiscencias orientales y que no hay ningún inconveniente en fumar en el interior.

Narguiles en un café de Nevsky Prospekt, San Petersburgo.

Narguiles en un café de Nevsky Prospekt, San Petersburgo.

Por cierto que parece un artilugio bastante popular entre las féminas, quizá porque está aromatizado y huele a cosas extrañas como cerezas o fresas… Estos grandes cafés de la avenida cantada por Gogol no tienen sin embargo un ambiente demasiado literario, por mucho que pongan a Pushkin en el escaparate y por mucho que Pushkin se paseara por aquí (la próxima vez que le vea tengo que preguntárselo). Donde sí que hay ambiente literario es en el Staraya Vena o Vieja Viena, lugar recuperado de “antes de la revolución”, cuando servía de lugar de encuentro en la  edad de plata de la cultura rusa.

Kustodiev, Retrato colectivo de los artistas de "El Mundo del Arte", 1920

Kustodiev, Retrato colectivo de los artistas de “Mir Iskutssva” (El Mundo del Arte), 1920 (no sé si en el Vieja Viena pero casi…)

Café Vieja Viena, Malaya Morskaya, San Petersburgo

Café Vieja Viena (Staraya Vena), Malaya Morskaya, San Petersburgo

Claro que he de confesar que por este café tengo cierta parcialidad, debido a las veladas literarias que cada jueves organiza nuestro amigo Arsen, y a que desde sus ventanas se ve el palacio de la vieja condesa de la Dama de Picas de Pushkin:

El palacio de la condesa de...

El palacio de la condesa de…

Y por fin le llega el turno a las humeantes teteras y a los mostradores con dulces y pasteles varios. Los salones de té quizá sean lo más parecido a los simpáticos cuadros de  Kustodiev, ya sea en su renovada y chic versión moscovita,

Moscú, cerca del Conservatorio

Moscú, cerca del Conservatorio

como en su faceta más de barrio, o en una imaginativa interpretación de Alicia (personaje muy querido en San Petersburgo):

La carta del Five O'clock Tea, cerca del edificio Singer en San Petersburgo

La carta del Five O’clock Tea, cerca de la Fontanka (Karavannaya ul.) en San Petersburgo

P1050306

Las ventanas siempre alegres e iluminadas

Las ventanas siempre alegres e iluminadas

Bon appetit!P1050308

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s