Revoluciones estéticas y vanguardias

Ales Erjavec (Ed.): Aesthetic Revolutions and the Twentieth-Century Avant-Garde Movements. Duke University Press, 2015. 
El plato de mortadela estalinista al lado del cuadrado negro no era ninguna broma. Este libro analiza las vanguardias no como mera pirueta estética, sino como un movimiento con vocación revolucionaria en la vida y en la política. John Bowlt firma el capítulo sobre las vanguardias rusas y en concreto, el constructivismo. Al final se presentan las vanguardias post-modernas surgidas en los antiguos países del Este.
Aquí van el índice y la introducción.

Anuncios

Del Suprematismo al Realismo Socialista

Masterchef a lo Putin

Uno de los lemas de Malevich, impulsor del suprematismo, era “la nada liberada”. La revolución del vacío. El plato vacío.

Malevich, Círculo negro, 1915

Malevich, Círculo negro, 1915

Se entiende que las vanguardias pronto dejaran de ser gratas a la nomenklatura, y que buena parte de sus miembros se evaporaran en el nimbo suprematista de la Lubianka,

Cuadrado negro, 1913

Malevich, Cuadrado negro, 1913

o en el fundido en blanco de Siberia…

Malevich, Blanco sobre blanco, 1918

Malevich, Blanco sobre blanco, 1918

El realismo socialista se convirtió en el optimista arte oficial, encargado de hacer ver a las masas el plato bien lleno. En la era de Putin, los nuevos artistas recuperan viejos símbolos, haciendo palidecer de envidia al “león como gamba”foto de plato de comida (1)
¿Cuál de las dos versiones, era, en el fondo, más realista?