Navidad 2018

José: Tranquilos, que yo me encargo,
tranquilos, que yo os protejo,
busco el borrico, la paja,
miro la ruta en el mapa
y recibo al forastero.

María: Tranquilo que yo te cuido,
tranquilo, que te alimento,
(pero habrá que agasajar
a estos reyes extranjeros…)

Melchor: tranquilos, que sé de estrellas.
Gaspar: yo de visados entiendo.
Baltasar: María, no se molesten,
lo primero es lo primero.

Niño: aunque soy el más pequeño
estoy en el mismo centro
cuidando todos de todos
Amor ya estoy repartiendo.

Milagrosa Romero Samper

Anuncios

Héroe desconocido

A Prometeo LXV

La lanza de Aquiles. Dibujo de Serge Segay

Volviste, cansado y herido,
de la guerra de Troya.
Alguna fuerza extraña te escupió
a una playa solitaria,
o a un risco pedregoso
siempre tocando el cielo
o queriendo más bien tocarlo.

Ninguna Circe te recibió
porque no eras suficientemente ilustre,
ningún poeta dijo al mundo
que aún estás vivo
y que conservas, oculta,
la lanza de Aquiles.

Milagrosa Romero Samper

Cantoblanco

IMG_20160130_161005_1La carretera de Colmenar olía (en tiempos de la infancia)

A pan de pueblo, a tierra tostada al sol. A campo.

Hoy huele:

A zapatillas de cuadros del abuelo en visita a alguna parte,

A “camioneta” verde y “máma”,

A regla mal lavada de alumna de la Autónoma;

A cuerpo mal lavado de alumno de la Autónoma;

A metro y a intercambiador interurbano

Inter-inter-inter

Nos salvan los pinos y las piñas ancestrales de Velázquez

Esos siguen ahí –

Y el sol y la Sierra y las ardillas-

-la escarcha apenas, si acaso la neblina –

Un verde oscuro, junto al color de tejas.

Pascua

Galería

Esta galería contiene 16 fotos

A Tatiana Vladimirovna Pasar Paso De la noche al día Noche de pasos cortos, incienso y velas destellos de plata y oro –lunas, soles- y la corneta anunciando el ocaso gallo antes del alba y tambor de terremoto, latido y … Sigue leyendo

Don Juan en el Paraíso

Galería

Esta galería contiene 2 fotos

Paseando a orillas de la Fontanka, me encuentro con Alexander Sergueievich Pushkin y con Evgeni Onegin. Es una soleada tarde de finales de octubre y me invitan a acompañarlos. Cruzamos el Anichkov Most, pasamos por Gostiny Dvor (donde Onegin quiere … Sigue leyendo